El pan: rico, saludable y necesario para estar en forma

Uno de los errores más frecuentes a la hora de iniciar una dieta de adelgazamiento es suprimir el pan. No sólo porque el pan no engorda, sino también porque es necesario para nuestra salud. El descenso del consumo del pan en nuestro país, en los últimos años, no sólo ha alarmado a nuestros médicos, sino incluso a la propia Organización Mundial de la Salud (OMS)

Piramide alimenticiaLa Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda consumir nada menos que 90 kg. de pan por persona y año, es decir, unos 250 gramos diarios, lo que equivale a una barra de pan. En nuestro país, sin embargo, el consumo está muy por debajo de dichas recomendaciones. En las últimas décadas, ha caído en picado: en 2012 el consumo anual era de apenas 35 kilos por persona, es decir, poco más de la tercera parte de lo aconsejado por la OMS. En el caso de Galicia, se come algo más de pan que en la media nacional pero, aún así, estamos en los 42 kilos anuales, lo que no alcanza ni la mitad de las recomendaciones internacionales de salud…

Pero, ¿por qué es tan importante el pan?

El pan es importantísimo para nuestra salud, y, de hecho, está en la base de la pirámide alimenticia, junto a otros hidratos de carbono, porque pertenece justo al grupo de alimentos que nos proporciona la energía necesaria para poder “funcionar” durante el día. Según la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC), el pan es una fuente de nutrientes esenciales para nuestro organismo, ya no sólo por los hidratos de carbono, sino por su alto contenido en vitaminas y minerales. Y, por supuesto, porque aporta fibra, lo que conlleva importantes beneficios para el aparato digestivo.

6624021_PartOfNightsWork

El pan artesano, como el de Panadería Giz, apenas contiene grasas

El pan, además, posee un bajo contenido en grasa, y no tiene colesterol “del malo”, al no llevar grasas saturadas. En cuanto a las citadas vitaminas, el pan es rico, sobre todo, en las del grupo B, y en especial las B1 y B3, anténticos “antidepresivos” naturales, que combaten el estrés y fortalecen el corazón. También posee altos contenidos en vitamina E, de la que hay que destacar su elevado poder antioxidante. Respecto a los minerales, el pan –tanto blanco como integral– es rico en calcio, por lo que ayuda a prevenir la osteoporosis. Igualmente, contiene hierro, fundamental para nuestros glóbulos rojos. Y, en menor cantidad, pero también presentes en el pan, están el fósforo, el selenio, el cinc, el magnesio o el potasio. Por esta razón, si quieres mantenerte en forma, con salud, y con energía, no olvides consumir al menos entre 200 y 250 gramos de pan al día. Recuerda que 100 gramos de pan contienen unas 255 kcal., pero con una diferencia: sólo el 5% son grasas. Y, por supuesto, si además el pan es artesano, como el de Giz, el beneficio es aún superior, al utilizar sólo materias primas de primera calidad y cien por cien saludables

Deja un comentario